Archivos de la categoría ‘Geek’

La Máquina Que Ganó La Guerra

Publicado: enero 6, 2014 en Geek, Uncategorized

Como regalo (un poco atrasado) de Navidad y de año nuevo, les traigo un “breve” cuento extraído de una compilación de cuentos de la autoría de Isaac Asimov que me dejó pensando… ¿Qué tanto dependemos (o creemos depender) de las máquinas? Espero les guste:

La Máquina que Ganó la Guerra
de Isaac Asimov

Aún faltaba mucho para que terminara la celebración, incluso en las cámaras subterráneas de «Multivac». Se palpaba en el ambiente.
Por lo menos quedaba el aislamiento y el silencio. Era la primera vez en diez años que los técnicos no circulaban apresurados por las entrañas de la computadora gigante, que las luces tenues no parpadeaban sus extraños recorridos, que el chorro de información hacia dentro y hacia fuera se había detenido.
Claro que no sería por mucho tiempo, porque las necesidades de la paz serían apremiantes. Sin embargo, durante un día, o quizá durante una semana, «Multivac» podría celebrar el gran acontecimiento y descansar.
Lamar Swift se quitó el gorro militar que llevaba puesto y miró de arriba abajo el largo y vacío corredor principal de la inmensa computadora. Se sentó cansado sobre uno de los taburetes giratorios de los técnicos y su uniforme, con el que nunca se había encontrado cómodo, adquirió un aspecto agobiante y arrugado.
—Aunque de un modo extraño lo echaré todo en falta. Es difícil recordar cuando no estuvimos en guerra con Deneb. Ahora me parece antinatural estar en paz con ellos y contemplar las estrellas sin ansiedad.
Los dos hombres que acompañaban al director ejecutivo de la Federación Solar eran más jóvenes que Swift. Ninguno tenía tantas canas ni parecía tan cansado como él.
John Henderson, con los labios apretados, encontraba dificultad en controlar el alivio que sentía por el triunfo.
—¡Están destruidos! ¡Están destruidos! —dijo sin poder contenerse—. Es lo que no dejaba de decirme una y otra vez y aún no puedo creerlo. Hablábamos tanto todos, hace tantísimos años, de la amenaza que se cernía sobre la Tierra, sobre sus mundos, y sobre todos los seres humanos que todo era cierto hasta el tiempo, y hasta el último detalle. Ahora estamos vivos y son los de Deneb los destruidos y acabados. Ahora, nunca más serán una amenaza.
—Gracias a «Multivac» —afirmó Swift con una mirada tranquila al imperturbable Jablonsky, que durante toda la guerra había sido el intérprete jefe de aquel oráculo de la ciencia—. ¿No es cierto, Max?
Jablonsky se encogió de hombros. Maquinalmente alargó la mano hacia un cigarrillo, pero decidió no encenderlo. Entre los millares que habían vivido en los túneles dentro de «Multivac», sólo él tenía permiso para fumar, pero hacia el final se había esforzado por evitar aprovecharse del privilegio.
—Eso es lo que dicen —comentó. Su pulgar señaló por encima del hombro derecho, hacia arriba.
—¿Celoso, Max?
—¿Porque aclaman a «Multivac»? ¿Porque «Multivac» es la gran heroína de la humanidad en esta guerra? —El rostro seco de Jablonsky adoptó una expresión de aparente desdén—. ¿A mí qué me importa? Si eso les satisface, dejad que «Multivac» sea la máquina que ganó la guerra.
Henderson miró a los otros dos por el rabillo del ojo. En ese breve descanso que los tres habían buscado instintivamente en el rincón tranquilo de una metrópoli enloquecida, en ese entreacto entre los peligros de la guerra y las dificultades de la paz, cuando, por un momento, todos se encontraban acabados, solamente sentía el peso de la culpa.
De pronto fue como si aquel peso fuera difícil de soportar por más tiempo. Había que desprenderse de él, junto con la guerra: pero ¡ya!
—«Multivac» —declaró Henderson— no tiene nada que ver con la victoria. Es solamente una máquina.
—Sí, pero grande —replicó Swift.
—Entonces, solamente una máquina grande no mejor que los datos que la alimentaban. —Por un momento se detuvo, impresionado él mismo por lo que acababa de decir.
Jablonsky le miró, sus dedos gruesos buscaron de nuevo un cigarrillo y otra vez dieron marcha atrás.
—¿Quién mejor que tú para saberlo? Le proporcionaste los datos. ¿O es que quieres quedarte con el mérito tú solo?
—No —contestó Henderson, —furioso—, no hay méritos. ¿Qué sabes tú de los datos que utilizaba «Multivac», predigeridos por cien computadoras subsidiarias de la Tierra, de la Luna y de Marte, incluso de Titán? Con Titán siempre retrasado dando la impresión de que sus cifras introducirían una desviación inesperada.
—Haría enloquecer a cualquiera —dijo Swift con sincera simpatía.
Henderson sacudió la cabeza:
—No era sólo eso. Admito que hace ocho años, cuando reemplacé a Lepont como jefe de Programación, me sentí nervioso. En aquellos días todas esas cosas eran excitantes. La guerra era aún algo lejano, una aventura sin peligro real. No habíamos llegado al punto en que fueran las naves dirigidas las que se hicieran cargo y en que los ingenios interestelares pudieran tragarse a un planeta completo si se les lanzaba correctamente. Pero cuando empezaron las verdaderas dificultades… —Rabioso, pues al fin podía permitirse ese lujo, masculló—: De eso no sabéis nada.
—Bien —contemporizó Swift—, cuéntanoslo. La guerra ha terminado. Hemos ganado.
—Sí —asintió Henderson. Tenía que recordar que la Tierra había ganado y todo había salido bien—. Pues los datos resultaron inútiles.
—¿Inútiles?
—¿Quieres decir literalmente inútiles? —preguntó Jablonsky.
—Literalmente inútiles. ¿Qué podías esperar? El problema con vosotros dos era que estabais en medio de todo. Nunca salisteis de «Multivac», ni tú ni Max. El señor director no dejó nunca la Mansión salvo para hacer visitas de estado donde veía exactamente lo que querían que viera.
—Pero yo no estaba ciego —cortó Swift—, como quieres dar a entender.
—¿Sabe hasta qué extremo los datos concernientes a nuestra capacidad de producción, a nuestro potencial de medios, a nuestra mano de obra especializada, a todo lo importante para el esfuerzo bélico no eran de fiar, ni se podía contar con ellos durante la última mitad de la guerra? Los jefes de grupo tanto civiles como militares no tenían otra obsesión que proyectar su buena imagen, por decirlo así, oscureciendo lo malo y ampliando lo bueno. Fuera lo que fuera lo que pudieran hacer las máquinas, los hombres que las programaban y los que interpretaban los resultados sólo pensaban en su propia piel y en los competidores que había que eliminar. No había modo de parar eso. Lo intenté y fracasé.
—Naturalmente —le consoló Swift—. Comprendo que lo hicieras.
Esta vez Jablonsky decidió encender el cigarrillo:
—Pero yo imagino que tú proporcionaste datos a «Multivac» al programarlo. No nos hablaste para nada de ineficacia.
—¿Cómo podía decirlo? Y si lo hubiera hecho, ¿cómo podían creerme? —preguntó Henderson desesperado—. Nuestro esfuerzo de guerra estaba acoplado a «Multivac». Era un arma tremenda porque los denebianos no tenían nada parecido. ¿Qué otra cosa mantenía en alto nuestra moral sino la seguridad de que «Multivac» predeciría y desviaría cualquier movimiento denebiano y dirigiría nuestros movimientos? Después de que nuestro ingenio espía instalado en el hiperespacio fue destruido carecíamos de datos fiables sobre los denebianos para alimentar a «Multivac» y no nos atrevimos a publicarlo.
—Cierto —dijo Swift.
—Bien —prosiguió Henderson—. Pero si le hubiera dicho que los datos no eran de fiar, ¿qué hubiera podido hacer sino remplazarme y no creerme? No lo podía permitir.
—¿Qué hiciste? —quiso saber Jablonsky.
—Puesto que la guerra se ha ganado, os diré lo que hice. Corregí los datos.
—¿Cómo? —preguntó Swift.
—Intuitivamente, supongo. Les fui dando vueltas hasta que me parecieron correctos. Al principio casi no me atrevía. Cambiaba un poco aquí, otro poco allí para corregir lo que eran imposibilidades obvias. Al ver que el cielo no se nos caía encima, me sentí más valiente. Al final apenas me preocupaba. Me limitaba a escribir los datos precisos a medida que se necesitaban. Incluso hice que el anexo de «Multivac» me preparara datos según un plan de programación privada que inventé a ese propósito.
—¿Cifras al azar? —preguntó Jablonsky.
—En absoluto. Introduje el número de desviaciones necesarias.
Jablonsky sonrió. Sus ojillos oscuros brillaron tras sus párpados arrugados.
—Por tres veces me llegó un informe sobre utilización no autorizada del anexo, y le dejé pasar todas las veces. Si hubiera importado le habría seguido la pista descubriéndote, John, y averiguando así lo que estabas haciendo. Pero, naturalmente, nada sobre «Multivac» importaba en aquellos días, así que te saliste con la tuya.
—¿Qué quiere decir que no importaba nada? —insistió Henderson, suspicaz.
—Nada importaba nada. Supongo que si te lo hubiera dicho entonces te habría ahorrado tus angustias, pero también si tú te hubieras confiado a mí, me habrías ahorrado las mías. ¿Qué te hizo pensar que «Multivac» funcionaba bien, por muy furiosos que fueran los datos con que la alimentabas?
—¿Que no funcionaba bien? —exclamó Swift.
—No del todo. No para fiarse. Al fin y al cabo, ¿dónde estaban mis técnicos en los últimos años de la guerra? Te lo diré, alimentaban computadoras de mil diferentes aparatos especiales. ¡Se habían ido! Tuve que arreglarme con chiquillos en los que no podía confiar y veteranos anticuados. Además, ¿creen que podía fiarme de los componentes en estado sólido que salían de Criogenética en los últimos años? Criogenética no estaba mejor servido de personal que yo. Para mí, no tenía la menor importancia que los datos que estaban siendo suministrados a «Multivac» fueran o no fiables. Los resultados no lo eran. Yo lo sabía.
—¿Qué hiciste? —preguntó Henderson.
—Hice lo que tú, John. Introduje datos falsos. Ajusté las cosas de acuerdo con la intuición… y así fue como la máquina ganó la guerra.
Swift se recostó en su sillón y estiró las piernas.
—¡Vaya revelaciones! Ahora resulta que el material que se me entregaba para guiarme en mi capacidad de «tomar decisiones» era una interpretación humana de datos preparados por el hombre. ¿No es verdad?
—Eso parece —afirmó Jablonsky.
—Ahora me doy cuenta de que obré correctamente al no confiar en ellos —declaró Swift.
—¿No lo hiciste? —insistió Jablonsky que, pese a lo que acababa de oír consiguió parecer profesionalmente insultado.
—Me temo que no. A lo mejor «Multivac» me decía: «Ataque aquí, no ahí»; «haga esto, no aquello»; «espere, no actúe». Pero nunca podía estar seguro de si lo que «Multivac» parecía decirme, me lo decía realmente; o si lo que realmente decía, lo decía en serio. Nunca podía estar seguro.
—Pero el informe final estaba siempre muy claro, señor —objetó Jablonsky.
—Quizá lo estaría para los que no tenían que tomar una decisión. No para mí. El horror de la responsabilidad de tales decisiones me resultaba intolerable y ni siquiera «Multivac» bastaba para quitarme ese peso de encima. Pero lo importante era que estaba justificado en mis dudas y encuentro un tremendo alivio en ello.
Envuelto en la conspiración de su mutua confesión, Jablonsky dejó de lado todo protocolo:
—Pues, ¿qué hiciste, Lamar? Después de todo había que tomar decisiones.
—Bueno, creo que ya es hora de regresar pero… os diré primero lo que hice. ¿Por qué no? Utilicé una computadora, Max, pero una más vieja que «Multivac», mucho más vieja.
Se metió la mano en el bolsillo en busca de cigarrillos y sacó un paquete y un puñado de monedas, antiguas monedas con fecha de los primeros años antes de que la escasez del metal hubiera hecho nacer un sistema crediticio sujeto a un complejo de computadora.
Swift sonrió con socarronería:
—Las necesito para hacer que el dinero me parezca sustancial. Para un viejo resulta difícil abandonar los hábitos de la juventud.
Se puso un cigarrillo entre los labios y fue dejando caer las monedas, una a una, en el bolsillo. La última la sostuvo entre los dedos, mirándola sin verla.
—«Multivac» no es la primera computadora, amigos, ni la más conocida ni la que puede, eficientemente, levantar el peso de la decisión de los hombros del ejecutivo. Una máquina ganó; en efecto, la guerra, John; por lo menos un aparato computador muy simple lo hizo; uno que utilicé todas las veces que tenía que tomar una decisión difícil.
Con una leve sonrisa lanzó la moneda que sostenía. Brilló en el aire al girar y volver a caer en la mano tendida de Swift. Cerró la mano izquierda y la puso sobre el dorso. La mano derecha permaneció inmóvil, ocultando la moneda.
—¿Cara o cruz, caballeros? —dijo Swift.

¿Qué tal? ¿Les gusto? 🙂 Espero que si. Y también espero que este 2014 sea un excelente año para todos.

Desde algún corredor de «Multivac»

Mike

Anuncios

Hace unas semanas, tuve nuevamente la oportunidad de impartir un taller acerca de desarrollo de aplicaciones para Windows 8 en el MTC de Microsoft México. Durante el taller, además del material proporcionado en el Training Kit de Windows 8 también abrimos un poco de espacio para hablar acerca del desarrollo para Windows Phone 8 y, por supuesto, también acerca de Powershell 😉
Aunque brevemente, traté de mostrar un aspecto general de lo que es y para que sirve Powershell, pero uno de los demos causó curiosidad, así que decidí compartirlo a través de Twitter, pero como el cazar twitts antiguos no es muy cómodo que digamos, mejor decidí hacer un pequeño post al respecto.

El contexto: A partir de Visual Studio 2012, se hizo un cambio en el aspecto general del IDE para ir un poco más acorde con las nuevas interfaces Modern UI (Antes METRO) de los productos Microsoft. Hasta aquí, ese hecho no es ninguna novedad, el problema es que a mucha gente (incluido un servidor) lo le hizo mucha gracia el cambio 😛
Tanto los iconos (ahora monocromáticos) como los menús tienen una apariencia bastante… gris, por decir lo menos. Además, que todo el menú esté en mayúsculas no se ve muy amigable que digamos.
En Visual Studio 2010, teníamos algo como esto:

Barra de menús en VS2010

Barra de menús en VS2010

Y ahora, en Visual Studio 2012/2013 los menús se ven así:

Barra de menús en VS2012

Barra de menús en VS2012

Cabe destacar que el asunto del color de los iconos se ha arreglado en Visual Studio 2013 (afortunadamente) pero los menús siguen con la misma apariencia. En varios sitios se han publicado “hacks” para modificar esta apariencia, y para ello hace falta sumergirse un poco en el Registry de Windows, pero como Powershell nos ofrece un acceso mas sencillo a ciertas llaves del Registry, podemos aprovechar esta capacidad para facilitarnos la vida. 😉
Este acceso se da a través de los Drives de Powershell. (Hablaremos más acerca de esta y otras características de Powershell en el futuro) Particularmente, los 2 Drives a los que hago referencia son los que acceden a las llaves HKCU (HKEY_CURRENT_USER) y (HKLM (HKEY_LOCAL_MACHINE)

PS-Drives

PS-Drives

Para acceder a ellos, lo hacemos de un modo muy similar a como accedemos a cualquier unidad (o drive) de nuestro sistema en una línea de comando: Escribimos cd HKCU:  y enseguida presionamos “Enter”
Y para comprobar que funciona como cualquier otra unidad, vamos a ingresar el comando “dir” y veremos algo como esto:

HKCU

HKCU

Una vez aquí, bien podríamos navegar hasta la llave correspondiente (HKCU:\Software\Microsoft\VisualStudio\11.0\General) y hacer nuestros cambios usando un comando, pero repito, la idea es utilizar el poder de Powershell para facilitarnos la existencia 😉
Para nuestros propósitos, bastará con ejecutar el siguiente comando:

Set-ItemProperty -Path HKCU:\Software\Microsoft\VisualStudio\11.0\General -Name SuppressUppercaseConversion -Type DWord -Value 1

El comando Set-ItemProperty nos permite establecer propiedades a algún objeto de Powershell (Los objetos en Powershell son muy diversos, no solo aplica a llaves de registro ;)) y con el parámetro -Path le establecemos la ruta del objeto a modificar (en este caso, la llave que corresponde a Visual Studio 2012, que dicho sea de paso, su número de versión oficial es 11). El resto del comando corresponde a la creación de una nueva llave de tipo DWORD con valor 1 (activada)
Y listo, el resultado se muestra en esta imagen:

Barra de menús en VS2012 Después de Powerhell

Barra de menús en VS2012 Después de Powerhell

Ahora bien, este comando aplica para las versiones Professional, Premium y Ultimate de Visual Studio 2012. Si desean aplicarlo a las versiones Professional, Premium y Ultimate de Visual Studio 2013, solo cambien el 11.0 por 12.0 😉

Las llaves correspondientes a los productos De Visual Studio Express están en esta lista:

Visual Studio Express 2012 for Windows Desktop:

Set-ItemProperty -Path HKCU:\Software\Microsoft\WDExpress\11.0\General -Name SuppressUppercaseConversion -Type DWord -Value 1

Visual Studio Express 2012 Web Developer:

Set-ItemProperty -Path HKCU:\Software\Microsoft\VWDExpress\11.0\General -Name SuppressUppercaseConversion -Type DWord -Value 1

Visual Studio Express 2012 For Windows (ModernUI Apps)

Set-ItemProperty -Path HKCU:\Software\Microsoft\VSWinExpress\11.0\General -Name SuppressUppercaseConversion -Type DWord -Value 1

Visual Studio Express 2012 For Windows Phone:

HKEY_CURRENT_USER\Software\Microsoft\VPDExpress\11.0\General\-Name SuppressUppercaseConversion -Type DWord -Value 1

¡Y listo! Recuerden que para las Versiones Express de Visual Studio 2013 solo deben de cambiar el 11.0 por 12.0 😀
Además, si así lo desean, pueden revertir el proceso cambiando a -0 (cero) el parámetro -Value

Nota: Microsoft ya ha publicado un par de extensiones para Visual Studio 2012 y Visual Studio 2013 que realizan este cambio, pero con éste método nos ahorramos algo de tiempo y de paso evitamos el instalar add-ins que podrían afectar el desempeño de nuestro raudo y veloz IDE 😛

Espero les sea de utilidad.

Desde el cuarto de control del T.A.R.D.I.S...

Mike

Instalar MSE en Windows XP SP2

Publicado: noviembre 27, 2013 en Geek, Seguridad, Windows

El próximo 8 de Abril del 2014 termina oficialmente el soporte de Microsoft para Windows XP y Office 2003, dando así por terminado un tiempo de soporte que marcó record en la historia de la compañía.
Ahora bien, que el tiempo de soporte termine, de ninguna manera quiere decir que ya no se vaya a poder utilizar este Sistema Operativo, (De hecho, aún me he encontrado con empresas que siguen utilizando Windows 3.11… en pleno siglo XXI) sino todo lo contrario, es posible seguir utilizándolo con relativa tranquilidad. Sin embargo, podría ser un buen momento para hacer una pausa y evaluar la posibilidad de renovar nuestro equipo, o continuar utilizando el actual. Los puntos a evaluar, además del económico, incluirían un punto en particular que podría impactar en nuestra productividad en general: la compatibilidad de aplicaciones y dispositivos periféricos.
Sin entrar en muchos detalles, a veces el gasto que implica el crear una nueva versión de un software creado a la medida para una compañía se vuelve prohibitivo. Si a esto le agregamos que hay que soportar hardware “antiguo” o hay que adquirir hardware mas reciente, dichos proyectos son sencillamente insolventables o estratosféricamente caros. El hacer un análisis a conciencia de las necesidades existentes, en balance con el presupuesto disponible, es lo que diferencia a un especialista con interés genuino en ayudar a sacar adelante un proyecto contra cualquier “consultor experto” que recomienda “lo mas nuevo porque es mejor” pero, por ende, bastante mas caro. Todos deberían saber que “Lo Mas Nuevo No Necesariamente Es Lo Mejor” porque si ese fuera el caso, no existirían sitios como oldversion.com, ¿cierto? 😉 (Por cierto, el sitio y su contenido están disponibles en 8 idiomas)

Sin embargo, muchas empresas han optado por “forzar sutilmente” el cambio a nuevas versiones de sistemas operativos (y no solo hablo de Windows), como por ejemplo AVG Antivirus, cuya versión más actual “te pide amablemente” que instales el Service Pack más reciente (para Windows XP) antes de poder ser instalado. Claro está, con las nuevas versiones de cualquier software, llegan nuevas funcionalidades, correcciones a bugs, mejoras en desempeño, etc. pero a veces lo único que nos interesa es que una pieza de software cumpla con una función esencial y nada mas. Tal es el caso de los antivirus (además del AVG) que, además de ser gratuito, cumple perfectamente su función (Mas detalles acerca de este y muchos otros programas gratuitos los podrán encontrar en una MUY antigua entrada de este humilde blog). Y dentro de estos programas antivirus (gratuitos), podemos mencionar también a Microsoft Security Essentials (o MSE). Dicho programa proporciona un nivel de protección bastante aceptable contra virus, troyanos, rootkits, Spyware y demás molestias informáticas que podrían llegar a afectar nuestro PC. Sin embargo, y como ya lo habíamos mencionado, MSE también requiere al menos Windows XP Service Pack 3 para poder ser instalado :/

Así que ¿Cómo podríamos gozar de un buen Antivirus gratuito sin tener que incurrir a una actualización? Pues bien, existe una forma muy sencilla de instalar MSE en equipos que tienen instalado Windows XP con Service Pack 2, y que, por alguna razón, no es posible actualizar a alguna otra versión “mas nueva y mejorada” (Estas razones, como ya hemos mencionado, pueden ser principalmente por cuestiones de compatibilidad con sistemas o hardware antiguos.)

NOTA: Supongo que está de sobra decir que deben desinstalar cualquier otro software antivirus de su equipo antes de proceder a la instalación de MSE descrita a continuación, ¿verdad? 😉

1) Para comenzar, necesitan descargar el instalador de Windows Installer 3.1. (NOTA: Casi todas las versiones de Windows XP circulantes son de 32-bits, pero existen algunas de 64-Bits. Por las dudas, primero asegúrense de cual es la versión con la que cuentan). Desde este link pueden ver las versiones de Windows Installer disponibles.

2) Después, es necesario instalar el Cliente del administrador de filtros de Forefront para Windows XP SP2. La descarga directa (en varios idiomas) está disponible desde este link.

3) Por ultimo, necesitamos el instalador de MSE, claro está 😛
Pueden elegir la versión (32 o 64 Bits) y el idioma que deseen desde este link.

Y listo. Ya pueden disfrutar de MSE en sus equipos “antiguos” 🙂 No olviden actualizar las firmas de definición de virus para MSE inmediatamente después de terminar la instalación.

Espero les sea de utilidad.

Desde una cafetería de La Ciudad Que Siempre Está De Prisa…

Mike

Powershell para Devs

Publicado: noviembre 20, 2013 en Comunidades MS, Desarrollo, Geek, PowerShell

El pasado 12 de Noviembre del 2013 tuve la oportunidad de participar nuevamente como ponente para las Noches De Innovación, ahora ya en su 3era edición. Y nuevamente el tema fue acerca de una tecnología que, en lo personal, me parece de lo más interesante: Powershell. Esta tecnología ofrece un mundo de cosas para facilitar la vida de los administradores de TI, pero también tiene muchísimas cosas que pueden ser aprovechadas por los programadores. Durante la plática, mostré algunas de esas capacidades:


Y también durante la plática, prometí dejar algunos links que les podrían ser de utilidad e interés para continuar aprendiendo acerca de Powershell:

1) Powershell 3.0 en la Academia Virtual de Microsoft
Aquí podrán encontrar una serie de tutoriales en video para comenzar a utilizar Powershell v3 desde cero. El curso es completamente gratuito, solo necesitan contar con una cuenta de Microsoft (Hotmail, Live, Outlook, etc.)

2) Microsoft Scripting Center
En este sitio podrán encontrar un vasto numero de scripts (no solo de Powershell) ordenado por categorías y/o Sistema Operativo. También pueden aplicar filtros de búsqueda para el lenguaje en el que esta creado el script (VBScript, VB.Net, SQL, Powershell, JavaScript, Python, Perl, Kixtart, Object Rexx, Windows Shell Scripting Core, etc.)

3) Hey, Scripting Guy! Blog
Este sitio (en Ingles) contiene el Blog y la sabiduría del grupo de especialistas y entusiastas de Microsoft acerca de diversas tecnologías de scripting. Tiene una sección con links para comenzar con Powershell.

4) POSHCode
Aquí también encontraran una vasta colección de scripts, escritos en Poweshell. en conjunto con otras tecnologías (C#, ASP, Bash, XML, además de las mencionados en el punto 2). Lo notorio de este sitio es que no solo contiene Scripts enfocados a la administración de sistemas 😉

5) Este Blog 😉
Publiqué en este post algunas características básicas que bien pueden servir como punto de partida en el uso de Powershell.

Como punto adicional, los invito a estar al pendiente de las próximas jornadas de Noches De Innovación desde la página de Comunidades Tecnológicas en Facebook, y también pueden seguir la cuenta oficial en Twitter de Noches De Innovación.

¿Conocen algún otro recurso interesante para Powershell? Compártelo en los comentarios. 🙂

Desde algún bit del Kernel…

Mike

Esta es una entrada rápida en respuesta a dos preguntas que me han hecho llegar con respecto a ciertos errores que se han presentado al momento de hacer la instalación del SDK de Windows Phone en Windows Server 2012, y, en parte, a modo de continuación de las entradas previas sobre el mismo tema.

NOTA: Para esta entrada no cuento con las capturas de pantalla correspondientes a los errores que me mencionan, puesto que en mi ambiente de pruebas no ocurrieron, pero recordemos que muchas condiciones pueden variar de equipo en equipo, aun en modelos con configuraciones idénticas de hardware.

A) “A required certificate is not within its validity period when verifying against the current system clock or the timestamp in the signed file”

Al parecer este error es muy común en las versiones x64 de Windows 8, 8.1 y Windows Server 2012. Sin embargo, también ha aparecido en algunas versiones de plataformas x86 (32 Bits)

Afortunadamente, la solución es bastante sencilla:

1) Desde el panel de control, procedemos a desinstalar la instalación fallida del SDK. No es necesario reiniciar el equipo después de esto, pero pueden hacerlo si lo desean.

2) Es muy recomendable contar con el archivo .ISO del SDK de Windows Phone. Procedemos a montarlo en una unidad virtual, y una vez hecho esto, entraremos a la carpeta X:\Packages\Windows_SDK (Reemplacen X por la letra que corresponda a su unidad)

3) En esa ruta, buscaremos y ejecutaremos el archivo Win8SharedSDKTools.msi

4) Listo, podemos proceder con la instalación normal.

NOTA ADICIONAL: Hace unos días se publicó una versión actualizada del instalador del SDK que corrige este problema. Pero si cuentan con el archivo de instalación antiguo, pueden llevar a cabo los pasos mencionados para corregir el problema.

B) Un error no especificado que pide el SDK 7.1 durante la instalación del SDK de Windows Phone 8 (¿?)

Si, a mi también me pareció increíblemente extraño el hecho de que la instalación del SDK de Windows Phone 8 pidiera, por alguna razón, los archivos de instalación del SDK de Windows Phone 7.1.

Pero, también afortunadamente, la solución es mucho más sencilla (y obvia, dicho sea de paso): Bastará con descargar e instalar los archivos de instalación del SDK de Windows Phone 7.1. (También, lo más recomendable es descargarlos en formato .ISO)
Para descargarlo en Español, hagan clic aquí. Para la versión en Ingles, hagan clic aquí.

Opcional: Pueden descargar e instalar la actualización 7.1.1 del SDK. La descarga en español está disponible aquí. Para Ingles, aquí.
Después de la instalación, también podrán desarrollar aplicaciones para Windows Phone 7 😉

Y con eso basta. Si se les presenta algún otro error, pueden hacérmelo saber a través de los canales que ya conocen, o simplemente pueden agregar un comentario. 🙂

Desde el Continente de Los Emprendimientos Salvajes…

Mike

En el post anterior, les mostré una forma en la que es posible ejecutar el emulador de Windows Phone 8 en un equipo que no cuenta con soporte para SLAT. Para ello, utilizamos una versión de prueba de Windows Server 2012. En esa misma entrada, mencioné algo como esto (y cito textualmente):

Lo que es mejor aún: no necesitamos comprar una licencia de Windows Server 2012 (y no, no estoy sugiriendo de ninguna manera que se consigan una copia con su distribuidor de piratería de confianza) El sitio de Microsoft nos ofrece una versión de prueba de Windows Server que podemos utilizar por 6 meses (para empezar. Pero este periodo puede ser extendido, también de manera legal ;) )

Así que, para los que 6 meses de prueba no son suficientes, les dejo la forma de extender el tiempo de prueba de Windows Server.

NOTA: Las capturas de pantalla siguientes fueron tomadas inmediatamente después de terminar la instalación del ambiente utilizado para el post anterior. Por esa razón muestran los 180 días completos del periodo de evaluación posteriores a la activación del Sistema Operativo.

Utilizaremos un script creado en VBScript llamado slmgr.vbs (su nombre es una simplificación de Software Licensing Manager) Este script sirve para configurar/supervisar el estado de licenciamiento de muchas versiones de Sistemas Operativos Windows.

Primero que nada, vamos a revisar el status de activación de nuestra instalación actual de Windows Server 2012:

Abrimos una ventana de línea de comando (con permisos de administrador) y ahí vamos a escribir slmgr.vbs /dli (dli es un modificador que significa Display License Information) seguido de “enter”. El resultado debe ser algo como esto:

slmgr.vbs /dli

slmgr.vbs /dli

Aquí podemos ver el tiempo restante que tenemos para seguir utilizando Windows Server. Para “simular” que el periodo de prueba está por llegar a su termino, vamos a adelantar 6 meses el reloj del sistema, y vamos a volver a ejecutar slmgr.vbs /dli seguido de “enter”. Ahora debemos ver algo parecido a esto:

Cambio de fecha

Cambio de fecha

Ahora veamos otra opción de slmgr.vbs. Esta vez la vamos a ejecutar con el modificador /dlv (dlv es un modificador que muestra información detallada de la licencia en uso, así como su versión. Detailed License Version). Lo que nos mostrará una ventana como esta:

Rearm

Rearm Count

Si prestamos atención a la línea resaltada, ahí podremos ver cuantas veces podemos “rearmar” (o reiniciar) el contador de activación. En este caso, aún podemos reiniciar este conteo 5 veces más. (En total, teóricamente, tendríamos entonces mas de 2 años para usar este software 😉 Les dije que todo era legal.)

Para reiniciar el contador, volveremos a ejecutar slmgr.vbs, esta vez con el modificador /rearm. Pasados unos segundos, recibiremos una notificación de que el conteo ha sido reiniciado. Para comprobarlo, volvemos a ejecutar slmgr.vbs /dlv  y en la pantalla comprobamos el resultado:

Rearmed

Rearmed

Y listo, después de la activación en línea, podemos comprobar que tenemos otros 180 días para seguir jugando con Windows Server 2012 y el SDK de Windows Phone 8.

Para todos los curiosos, el archivo del script slmgr.vbs lo pueden encontrar el la carpeta “System32” y lo pueden abrir con el poderoso y siempre versátil notepad:

SMLGR.vbs

SMLGR.vbs en Notepad

Y si quieren conocer más detalles del uso de slmgr.vbs, les dejo este link de TechNet (en Ingles)

Por cierto, ¿les comenté que con Dreamspark pueden descargar a la versión completa de Windows Server? ¡Y es gratis! Sobre este y otros excelentes recursos les platico en el siguiente post… o quizá no 😛

Desde algún punto geográfico del Planeta Gallifrey…

Mike

A estas alturas, mucha gente ya conoce y ha jugado con Windows Phone 7.x y sus herramientas de desarrollo. (Y si no lo han hecho, aún están a tiempo) La facilidad de instalación de este juego de herramientas y su compatibilidad con casi la totalidad de hardware existente desde hace 5 años hacia el presente es algo digno de ser resaltado. Sin embargo, al llegar la versión 8 de Windows Phone y su respectivo SDK, las cosas no fueron tan dulces: Para empezar, se hace hincapié en el uso de Windows 8 y Visual Studio 2012, o alguna versión express de Visual Studio 2012. (Sin embargo, es posible instalar el SDK de Windows Phone 8 en Windows 7, aunque solo será posible hacer la prueba de las Apps en un dispositivo físico con Windows Phone 8) lo que implica, por supuesto, una inversión tanto económica como de tiempo para preparar el nuevo ambiente de desarrollo.

Por si esto fuera poco, el emulador de Windows Phone 8 ahora es una criatura completamente diferente a su antecesor. Ahora es una Maquina Virtual (Por ende, aquí tenemos otra razón por la cual no es 100% compatible con Windows 7) y por lo mismo, los requerimientos de hardware también son diferentes. Para ejecutar el emulador ahora no solo es necesario que el hardware soporte Virtualización Asistida por Hardware, sino que también debe de soportar algo denominado SLAT (Second-Level Adress Translation). SLAT es una tecnología que se incorpora a nivel de procesador que se encarga de traducir las direcciones virtuales de los sistemas invitados (virtualizados) en direcciones físicas de sistema, esto con la finalidad de reducir el tiempo de respuesta de dichas maquinas virtuales. Desafortunadamente, solo el hardware relativamente reciente (de hace un par de años hacia acá) soporta esta tecnología, lo que implica tener que invertir en hardware nuevo :/

Ahora bien, si queremos saber si nuestro hardware soporta Virtualización y SLAT, podemos utilizar la herramienta gratuita coreinfo. Una vez descargada, procedemos a descomprimir el archivo en algún lugar de nuestro Disco Duro y después tenemos que abrir en esa misma ruta una ventana de línea de comando, donde procederemos a ejecutar el comando coreinfo.exe -v. El resultado debe ser como esto:

NO SLAT

Sin soporte para SLAT

NOTA: los * muestran las características soportadas, mientras que los – muestran las características faltantes o no soportadas

En mi caso, ambas tecnologías son soportadas, pero en el caso de la maquina que se muestra en la imagen anterior, desafortunadamente no es así 😦

Para complicar las cosas, el Emulador de Windows Phone requiere de Hyper-V para funcionar, e Hyper-V a su vez requiere de la tecnología SLAT para funcionar, lo que reduce nuestras posibilidades de continuar utilizando nuestro hardware actual. Sin embargo, y afortunadamente, Windows Server 2012 utiliza una versión de Hyper-V que no requiere SLAT. 😀

Lo que es mejor aún: no necesitamos comprar una licencia de Windows Server 2012 (y no, no estoy sugiriendo de ninguna manera que se consigan una copia con su distribuidor de piratería de confianza) El sitio de Microsoft nos ofrece una versión de prueba de Windows Server que podemos utilizar por 6 meses (para empezar. Pero este periodo puede ser extendido, también de manera legal ;))

Lo recomendable, por supuesto, es instalar esta versión de prueba en un disco duro ó partición física de nuestro disco duro. No es recomendable instalarlo en una Maquina Virtual. En un post anterior mostré como crear fácilmente una partición en nuestro Disco Duro actual sin tener que formatear o instalar software nuevo alguno. (Esta opción de crear la partición está disponible a partir de Windows 7)

Una vez que hemos creado la partición y hemos descargado el archivo .ISO de Windows Server 2012, procedemos con la instalación. En mi caso, estoy instalando desde Windows 8, lo que me permite montar el archivo .ISO que descargué en una unidad virtual. Todo esto con un simple clic del botón secundario del ratón:

Mount ISO

Montar .ISO

Y comenzamos:

Install

Setup

En cuanto se nos presente esta pantalla, debemos elegir alguna de las versiones disponibles para instalar. En mi caso, elegí la versión Standard con Interfaz Gráfica (GUI)

Select Version

Sever With a GUI

En la siguiente pantalla, seleccionaremos la instalación personalizada (Custom):

Custom Install

Custom Install

Esta opción nos permitirá elegir el Disco Duro o Partición que deseemos utilizar para a instalación:

Select Disk Or Partition

Unidad de destino

¡Y listo! Un par de reinicios al sistema después, podremos iniciar sesión en el escritorio de Windows Server 2012 Standard. Lo siguiente que veremos es la pantalla del Administrador de Servidores. Esta pantalla nos permite añadir funciones y características a nuestro servidor. Desde esta pantalla añadiremos las funciones de Hyper-V y el Framework que necesitamos antes de instalar el SDK de Windows Phone 8. Para añadir estas funciones y características, haremos clic en el botón “Manage” y posteriormente en la opción “Add Roles And Features

Add Features

Add Features

Y comenzamos con el asistente. En esta pantalla, simplemente haremos clic en “Next”

Add Features. Step 2

Add Features. Step 2

En la siguiente pantalla, elegiremos la opción de instalar funciones o características en un solo servidor:

SIngle Server

Single Server

La siguiente pantalla nos muestra una opción interesante: Podemos elegir instalar funciones o características sobre un servidor dentro de un pool de servidores, ¡o sobre un Disco Duro Virtual! En este caso, lo haremos sobre nuestro servidor local:

Select Server

Select Server

En la siguiente pantalla, buscaremos la opción de instalar Hyper-V, y la marcaremos:

Hyper-V

Hyper-V

Lo que inmediatamente nos mostrará otra pantalla, en la que haremos clic en “Add Features”:

Hyper-V Extra Requirements

Hyper-V Extra Requirements

En la pantalla siguiente, podemos observar que la versión 4.5 del Framework de .NET ya se encuentra instalada, pero, aunque no es necesario, opcionalmente instalaremos los componentes de la versión 3.5:

.NET Framework 3.5

.NET Framework 3.5

En la siguiente pantalla encontraremos una descripción de las funciones de Hyper-V. Aquí bastará con hacer clic en el botón “Next”

Hyper-V Notes

Hyper-V Notes

Y en la siguiente pantalla elegiremos la tarjeta de red que deseamos utilizar para crear los Switches Virtuales que nos servirán para conectar nuestras Maquinas Virtules con la red:

Virtual Switches

Virtual Switches

NOTA: En mi caso, no hay una tarjeta de red dada de alta, pero eso no es impedimento para continuar 😉

En la pantalla siguiente se nos preguntará si deseamos habilitar Hyper-V para enviar y recibir migraciones de Maquinas Virtuales a través de la red. Bastará con hacer clic en el botón “Next”

Live Migration

Live Migration

En la siguiente pantalla, el Wizard nos preguntará acerca de la ruta por default que se utilizará para el almacenamiento de los componentes de nuestras Máquinas Virtuales. También solo haremos clic en “Next”

VM Storage

VM Storage

La última pantalla nos mostrará un resumen de las características y funciones que le hemos agregado a nuestro servidor. Aquí solo haremos clic en el botón “install”

Confirmation

Confirmation

Y listo, la instalación comienza:

Install Features

Install Features Progress

Muy probablemente el sistema pida un reinicio (clásico de Windows) pero una vez que terminamos, la pantalla del Administrador de Servidores deberá verse parecida a algo como ésta:

Ready

Hyper-V Ready

Ahí comprobamos que Hyper-V ya está instalado 😀

Despues de tanto preparativo, ahora si viene la parte que estábamos esperando: la instalación del SDK de Windows Phone 8 😀

Nota: El link apunta directamente a la descarga del archivo .ISO del SDK de Windows Phone 8. De nada 😉

Una vez descargado el archivo .ISO, y al igual que hicimos anteriormente, haremos clic derecho sobre el, y haremos clic sobre la opción “Mount”

Windows Phone 8 SDK

Windows Phone 8 SDK

Como este archivo no cuenta con una opción de ejecución automática, abriremos la unidad virtual creada y procederemos con la instalación con permisos de administrador:

WP8SDK Install

WP8SDK Install

Con esto se inicia el asistente de instalación. Aquí, bastará con aceptar los términos del acuerdo de licencia y hacer clic en “INSTALL”

WP8SDK Install Step 2

WP8SDK Install Step 2

La instalación es relativamente rápida. Al termino de ella, es muy posible que debamos reiniciar una vez más:

Restart

Restart

Posteriormente al reinicio, la instalación terminara:

Success!

Success!

Para comprobar que todo está bien, haremos clic en la opción “LAUNCH” lo que nos mostrará esta pantalla:

Launch

Launch

Y después abrirá el entorno de desarrollo de Visual Studio 2012 Express para Windows Phone:

VS2012

Visual Studio 2012 Express For Windows Phone

Posteriormente, es muy posible que aparezca la opción de actualizar nuestra instalación de Visual Studio:

Update VS2012

Update Visual Studio 2012

Aunque no es estrictamente necesario, es muy recomendable instalar las actualizaciones. 😉

Finalmente, y para comprobar que todo esté funcionando como debe, vamos a hacer un nuevo proyecto (sin ninguna funcionalidad en particular, solo con una plantilla de una App de Windows Phone 8).
Posteriormente, lanzaremos el emulador (presionando f5)

Launching Emulator

Launching Emulator

¡Y listo! Habemus Emulador 😛

No SLAT? No Problem!

No SLAT? No Problem! 😀

Y ahora si… ¡Disfrútenlo! 😀

Desde algún lugar de un gran país…

Mike

Botones de apagado para Windows 8

Publicado: abril 25, 2013 en Geek, Windows

En el post anterior mostré algunas formas de “ajustar” la apariencia y funcionamiento de Windows 8 para que se comportaran de forma un poco más familiar a como hacían algunos de sus predecesores.

Esta nota es a la vez una especie de continuación a la anterior y también trata de responder a una pregunta que me hicieron: “¿Es posible agregar los botones de encendido/apagado/reinicio y demás a la barra de herramientas que creamos?”

En lugar de responder con un simple (aunque efectivo) “si” prefiero mostrarles. Así que, sin más:

Partamos de la tabla que les mostré:

 Apagar  shutdown.exe   /s /t 00
 Reiniciar  shutdown.exe   /r /t 00
 Cerrar Sesión  shutdown.exe   /l
 Bloquear Equipo  rundll32.exe user32.dll,LockWorkStation
 Cambiar Usuario  tsdiscon.exe

 

Si creamos un Acceso Directo para cada uno de estos comandos, y les cambiamos el Icono correspondiente (tal como ya lo mostramos) tendremos como resultado algo como esto:

Iconos

Todos los Iconos

Una vez creados, vamos a moverlos a una carpeta especialmente creada para ellos. En mi caso, la carpeta la nombré “botones” (si, así de inspirado ando. Uds. disculparan :P)

Carpeta

Carpeta Botones

Y también siguiendo los pasos mostrados en el post anterior, procedemos a crear una nueva barra de herramientas:

Nueva Barra

Nueva Barra de Herramientas

Y ahora, solo bastará con seleccionar la carpeta donde colocamos nuestros accesos directos:

Seleccionar Carpeta

Seleccionar Carpeta

¡Y listo! Como resultado (y de forma similar a la barra de tareas que simula el Menú Inicio) tendremos algo como esto:

Resultado

Botones en la barra de tareas

Y claro está, del mismo modo en como reacomodamos la barra anterior, esta nueva barra la podemos reacomodar hasta el extremo izquierdo de nuestra barra de tareas.

Ahora bien, todavía podemos llevar este “tweak” a un nivel más arriba:
Primero, seleccionen y Corten o Copien la carpeta “Botones” y vamos a desplazarnos hasta la carpeta “Menú Inicio” ¿Recuerdan la ruta? era algo como esto:
C:\ProgramData\Microsoft\Windows
Solo que esta vez entraremos a la carpeta “Start Menu” (Menú Inicio):

One Step Beyond

Un paso más allá

Y justo ahí pegaremos la carpeta “Botones”
NOTA: Muy probablemente el sistema pedirá autorización para llevar a cabo esta operación.

Ahora, como resultado de crear nuevamente la Barra de Herramientas “Menú Inicio” tendremos algo como esto:

Final

Menú Inicio “Clásico” (O casi) 😛

Así, de manera similar al clásico menú de inicio, tenemos un apartado con nuestros programas y uno con los botones para apagar/reiniciar/suspender etc. 😉

¿Qué tal? Espero que les sea de utilidad (y sobre todo, que la respuesta haya sido satisfactoria) 🙂

¡Hasta la próxima!

Desde algún punto del sector 2814…

Mike

“Tweaking” Windows 8

Publicado: abril 16, 2013 en Geek, Windows

Poco queda que decir al respecto de Windows 8, sus características, funcionalidades e incluso acerca de las opiniones en contra de este Sistema Operativo. Sin embargo, y a pesar de la lenta adopción, Windows 8 sigue perfilándose como una opción sólida para dispositivos de uso diario.
Desde que Microsoft liberó los Previews de Windows 8 (y sobre los cuales escribimos un poco aquí en este humilde blog) el 1er cambio radical fue el encontrar una “Barra de Inicio” en lugar del clásico Botón De Inicio/Menú de Inicio:

Original Desktop

Interfaz METRO en todo su esplendor

Cosa que no fue del agrado de todos. Y precisamente por algunas de esas opiniones en contra les escribo esta entrada en el blog.
Hay bastantes “Viejos Trucos” que se pueden utilizar para poder ajustar la apariencia y funcionalidad de Windows 8 y hacerla algo más familiar, o al menos algo más parecido a lo que estabamos acostumbrados. Los llamo “Viejos Trucos” porque estos ya funcionaban desde Windows 95.

Pero vamos por partes:

1) Recuperar un “Menú Inicio”

Este es un pequeño “Tweak” que tuve oportunidad de mostrar en varias ocasiones durante algunas conferencias y talleres acerca de Windows 8 y Windows Phone. Este “Tweak” nos permite recuperar de cierto modo un “Botón De Inicio” muy similar al que (casi) todos queremos y amamos, sin necesidad de utilizar algún software de 3eros (como Start8StartW8 o Classic Shell que son bastante prácticos, dicho sea de paso).
Pero antes de mostrarles como realizarlo, primero debemos hacer algunos ajustes desde el Explorador de Archivos: En la pestaña “Vista” activen la casilla de selección para los “Elementos Ocultos”

FileExplorer-HiddenFiles

Mostrar Archivos y Carpetas Ocultos

Y listo. Esto nos permite proceder con el “Tweak” en sí.
Con el escritorio de Windows 8 a la vista, hacemos clic con el botón derecho del mouse sobre la Barra de Tareas. Posteriormente, haremos clic sobre la opción “Barras de herramientas” y por último haremos clic sobre “Nueva barra de herramientas”:

NewToolbar

Nueva Barra de Herramientas

Esta acción abrirá un cuadro de dialogo, desde el cual debemos elegir la unidad donde tenemos instalado Windows 8 (en mi caso, es C:) y posteriormente, haremos doble clic sobre la carpeta (previamente oculta) llamada “ProgramData” (así, sin espacios)

Program Data

Carpeta ProgramData

Una vez dentro de “ProgramData” buscamos la carpeta “Microsoft” y por último, la carpeta “Windows”
La ruta completa es esta:
C:\ProgramData\Microsoft\Windows
Y del contenido, seleccionaremos con un clic la carpeta “Menú Inicio” y después haremos clic sobre el botón “Seleccionar Carpeta”

StartMenu-SelectFolder

Carpeta Menú Inicio

Como resultado, obtenemos esta nueva Barra de herramientas:

StartMenu

Menú Inicio (o casi)

En este punto ya podríamos cantar victoria, pero dado que esta nueva barra debería de estar del lado izquierdo, vamos a acomodarla en donde debe ir. Una vez más, hacemos clic con el botón derecho sobre la Barra de Tareas, y hacemos clic sobre la opción “Bloquear la barra de tareas”

UnblockToolbars

Bloquear la barra de tareas

De este modo, ya tenemos la posibilidad de cambiar la posición de nuestra nueva barra de herramientas hasta el extremo izquierdo de nuestra pantalla:

Position

Menú Inicio

Ahora, solo queda volver a bloquear las barras de herramientas (una vez más, clic derecho sobre la barra de tareas y volvemos a activar la opción “Bloquear la barra de tareas”) Y listo, podemos disfrutar de nuestro nuevo Menú de Inicio:

StartMenu-Show

Menú Inicio en Windows 8

Ahora si… NEXT!

2) Cambiar la vista por default del Explorador de Archivos

Por default, cuando abrimos el Explorador de Archivos en Windows 8 (antes llamado “Explorador de Windows”) éste nos mostrará la vista de las “Bibliotecas” (Libraries)

FileExplorer-Libraries

Bibliotecas

Aunque esto no es necesariamente malo (puesto que bastan uno o dos clics para desplazarnos a cualquier otra ubicación), antes también estábamos acostumbrados a ver de primera instancia todos las unidades en nuestro equipo. Pues bien, esto también tiene remedio.

Primero, haremos clic con el botón derecho del mouse sobre el icono del Explorador de Archivos ubicado en la Barra de Tareas, e inmediatamente después volveremos a hacer clic con el botón derecho del mouse sobre la opción “Explorador de Archivos” que se muestra. Por ultimo, haremos clic sobre la opción “Propiedades”:

FileExplorer-Properties

Propiedades del Explorador de Archivos

En la ventana que se muestra, haremos clic sobre la pestaña “Acceso Directo” si es que acaso no se muestra de inicio. Ahí, localizaremos el apartado llamado “Destino”

FileExplorer-OriginalPath

Propiedades – Acceso Directo

Y, dependiendo del destino deseado, lo vamos a substituir por cualquiera de los valores mostrados a continuación:

Ubicación

Valor

 Documentos  %windir%\explorer.exe ::{450D8FBA-AD25-11D0-98A8-0800361B1103}
 PC  %windir%\explorer.exe ::{20D04FE0-3AEA-1069-A2D8-08002B30309D}
 Network  %windir%\explorer.exe ::{208D2C60-3AEA-1069-A2D7-08002B30309D}
 Grupo En El Hogar  %windir%\explorer.exe ::{B4FB3F98-C1EA-428d-A78A-D1F5659CBA93}
 Bibliotecas  %windir%\explorer.exe   ::{031E4825-7B94-4dc3-B131-E946B44C8DD5}

 

En mi caso, decidí que mostrar la clásica lista de drives sería lo ideal, así que elegí esta opción:

FileExplorer-ChangedPath

%windir%\explorer.exe ::{20D04FE0-3AEA-1069-A2D8-08002B30309D}

El valor que estoy utilizando esta expresado utilizando una convención de Microsoft denominada GUID (globally unique identifier). La lista completa de valores y las ubicaciones correspondientes puede ser consultada en este articulo de MSDN.

Una vez más… NEXT! 😛

3) Botones de apagado/reinicio más accesibles

Esta es otra de las “quejas” mas sonadas: “Y ahora que no hay botón de inicio… ¿Cómo apago mi equipo?”
Pues bueno, el botón de apagado sigue existiendo, aunque hay que admitir que ya no está tan a la vista como antes. Para encontrarlo, hay que activar la barra de “Charms” de Windows 8. Para ello, basta con desplazar el puntero del mouse hasta el extremo inferior o superior derecho de la pantalla. Si contamos con una pantalla Touch en nuestro equipo, bastará con hacer un “swipe” desde el extremo derecho de la pantalla hacia el centro. Un método mas sencillo es presionar la combinación “WINKey” + “C” (En una entrada anterior puse a su disposición un link para descargar la lista de combinaciones de teclado disponibles para Windows 8. Como extra, les dejo este articulo de PCWorld -en Ingles- con una lista más amigable de los gestures de Windows 8)
Pero volviendo al tema, y sin importar cual método se utilice, dentro de la barra de “Charms” encontraremos un botón llamado “Configuración”

Charms-Settings

Charms

Si hacemos clic sobre él, se mostrará otro panel. Y ahí encontraremos el botón de apagado:

Shutdown

Apagado

Hay que admitir que está un tanto más inaccesible que antes :/ Pero afortunadamente tenemos otro “viejo truco” que nos puede ayudar a resolver este asunto.

Para ello, haremos clic con el botón derecho sobre cualquier espacio vacío de nuestro escritorio, y posteriormente haremos clic sobre la opción “Nuev0/Acceso Directo” del menú contextual:

AddShortcuts

Nuevo Acceso Directo

Inmediatamente después aparecerá el asistente para crear un nuevo acceso directo. Lo primero que debemos indicarle es la ruta al archivo, programa o carpeta al cual deseamos vincular dicho acceso directo:

AddLocationCommand

Apagar – shutdown.exe /s /t 00

Pero en este caso no buscaremos ni un archivo ni un programa ni una carpeta, sino que le indicaremos un comando. Las acciones y los comandos correspondientes las pueden elegir de esta tabla:

 Apagar  shutdown.exe /s /t 00
 Reiniciar  shutdown.exe /r /t 00
 Log off (Cerrar sesión)  shutdown.exe /l
 Bloquear  rundll32.exe user32.dll,LockWorkStation
 Cambiar Usuario  tsdiscon.exe

Una vez indicado el comando deseado, hacemos clic en siguiente, para que se nos muestre esta pantalla:

Finish

Nombre para el Acceso Directo

Aquí le asignamos un nombre (en mi caso es Apagar) y hacemos clic en “Finalizar” y listo.

El icono resultante no es muy atractivo, así que ahora vamos a cambiarle un poco su aspecto. Para ello, bastará con hacer clic con el botón derecho del mouse sobre él, y del menú contextual resultante haremos clic sobre “Propiedades”

ShortcutProperties

Propiedades

Y en la ventana que se nos muestra, haremos clic sobre el botón “Cambiar Icono”

ChangeIcon

Cambiar Icono

Lo que nos dejará ahora con esta ventana:

SelectIcon

Elegir Icono

Desde aquí, podemos elegir un icono que represente mejor la acción que llevara a cabo nuestro pequeño acceso directo 😉
Para el resto de las acciones mostradas en la tabla, bastará con repetir estos pasos (eligiendo un comando diferente cada vez, claro está :P)

¡Y listo! 😀

Como nota adicional, cabe hacer la aclaración de que el archivo SHELL32.dll, aunque contiene un numero importante de iconos del sistema, no es el único que contiene iconos, únicamente es el archivo por default. Si hacen clic en el botón “Examinar” pueden buscar más archivos desde distintas ubicaciones.

Otros archivos que les pueden resultar útiles al momento de buscar iconos son:

SHELL32.dll (Default)
imageres.dll
ehshell.exe
compstui.dll
DDORes.dll
ieframe.dll
mmcndmgr.dll
moricons.dll
netshell.dll
pnidui.dll
wmploc.DLL
Explorer.Exe
AccessibilityCpl.Dll
compstui.dll
GameUx.Dll
mmRes.Dll
MorIcons.Dll
NetCenter.Dll
networkexplorer.dll
PifMgr.dll
SensorsCpl.Dll
SetupApi.Dll
wmploc.DLL
wpdshext.dll

Pero claro, no podía cerrar esta entrada sin facilitarles un poco (más) la vida 😉
Existe un programa llamado IconView que les ayudará no solo a visualizar lo iconos contenidos en cualquier .dll o .exe de su sistema, sino que además les indicará el nombre del archivo que contiene dicho icono y el índice de posición de dicho icono dentro del archivo. Genial ¿no?

IconView

IconView

Pero si se están preguntando de que les sirve conocer esta información… bueno, eso se los explico después. O quizá no 😛

¡Hasta la próxima!

Desde algún sector del Disco Duro,

Mike.

Recuperando Achivos “perdidos”

Publicado: abril 10, 2013 en Geek, Windows

Aún cuando hoy en día ya existe un buen número de software antivirus gratuito, se siguen dando casos donde uno de esos bichos molestos como la gripa sigue haciendo de las suyas a cuanto PenDrive, Disco Duro Externo o Memoria Flash tienen a su alcance. Sobre todo en escuelas y cybercafès “vecinales” (donde el tema del software legal, dicho sea de paso, sigue siendo algo delicado) es donde encontramos más de estos casos.

Ahora bien, sin importar el antivirus, la parte más vulnerable de todo sistema sigue (y seguirá) siendo el componente humano: El Usuario. Puesto que no importa cuantas veces se le diga a una persona que NINGUN software antivirus es capaz de cumplir su función cabalmente si éste no es actualizado, virus tan simples de erradicar seguirán haciendo de las suyas.

Y ese es precisamente el motivo de esta pequeña entrada del blog. Uno de estos amigos usuarios, que, a pesar de ser medianamente versado en el uso de computadoras compartidas, fue victima de uno de estos bichos. Aún así, él, muy confiado, llegó a su casa con la esperanza de desinfectar su PenDrive (cosa que logró sin dificultad) pero… ¡Oh, sorpresa! la inmensa mayoría de sus archivos al parecer ya no estaban. Pero un vistazo rápido a las propiedades del PenDrive nos mostro algo que no cuadraba:

PenDrive Properties

Propiedades

Del lado izquierdo vemos el espacio utilizado por todos los archivos contenidos en el PenDrive, y del lado derecho, el tamaño total de los archivos seleccionados (y visibles) desde el explorador de Windows®. De esto podemos deducir que todavía hay ALGO en el PenDrive, además de los pocos archivos que tenemos a la vista. En este punto, (casi) a cualquiera se le pudo haber ocurrido modificar las Opciones de Carpeta dentro del Explorador de Windows® para poder mostrar los archivos y carpetas ocultos y los archivos del sistema:

Folder Options

Opciones de Carpeta

Sin embargo, esto no pareció ser suficiente. Y aún con vacuna tras vacuna, los archivos seguían “perdidos”:

MS Essentials

MS Essentials

Aquí, también el número de archivos analizados es extrañamente elevado ¿Dónde están todos esos archivos? Pues bien, si las opciones antes mencionadas del Explorador de Windows® no son suficientes, para eso tenemos la poderosa (y menospreciada) ventana de Línea de Comandos. Desde aquí, también podemos listar los archivos y carpetas utilizando el comando “DIR” y presionando “ENTER”:

Before

Antes

Hasta aquí, no hay mayor diferencia en el numero de archivos mostrados. Sin embargo, podemos indicarle a la línea de comandos que cambie los atributos de todos los archivos y carpetas contenidos en algún lugar de nuestro equipo (en este caso, nuestro PenDrive) con un comando y algunos modificadores. Algo como esto:

X:/attrib -a -h -s * /s /d
NOTA: Cambien X: por la letra asignada a su unidad USB y no olviden presionar ENTER al final  😉

Pasados unos segundos (o minutos, dependiendo del número de archivos contenidos en el PenDrive y de la velocidad del sistema) volvemos a ejecutar el comando “DIR”, seguido de “ENTER”:

After

Después

Y aquí, ahora si, ya podemos ver una diferencia 😉 Lo que es más, volviendo a mostrar las propiedades del PenDrive y de todos sus archivos, la diferencia es aún más notoria:

Hidden Files Explorer After

Propiedades – Después

Y listo. Asunto arreglado 😉

Por supuesto, hay otras maneras de solucionar esta clase de asuntos. Hay quienes incluso se ayudan de otro software, como WinRAR, para poder mostrar los archivos que normalmente el Explorador de Windows® no nos está mostrando. Pero recordemos que WinRAR TAMBIEN requiere una licencia (después de un periodo de prueba, pero la requiere) así que para evitar meterse en líos de cracks, keygens y demás, pueden auxiliarse perfectamente de la Línea de Comando.
(En cualquier caso, si necesitan un buen software par archivos comprimidos, está 7-ZIP. Lo mejor es que es GRATUITO. Una alternativa, también gratuita, a el Explorador de Windows® es Explorer XP. solo tomen en cuenta que es probable que Explorer XP no funcione bien en Windows Vista®/7®)

Espero que les sea de utilidad.

¡Hasta la próxima!

Desde algún byte de “La Rejilla”

Mike.